Salón de actos

En sus comienzos fue construido para la utilización de misas, ya que la iglesia en ese momento se había derrumbado y no se había arreglado, sus butacas las donó la Sra Maria Adelia de Olmos. Las butacas fueron compradas al cine plaza ubicado al lado del actual kiosco 81, Maria le ordenó a su mayordomo Emilio que se encontraba en la estancia de San Ambrosio que se dirigiera a comprar las butacas, trasladarlas y hacerlas colocar en el salón de actos.

     

Años después se reconstruyó la iglesia y este salón quedo para hacer actos, y usos del mismo colegio.

El convento y colegio en ese momento eran muy pobres y debido a esto tardó varios años la reconstrucción de la iglesia, los materiales eran donados de gente de la ciudad y de alrededores.

Actualmente este salón se utiliza para actos escolares, reunión de padres, colaciones y obras de teatro.

El salón cuenta con un escenario bastante amplio, telones para abrirlo y cerrarlo, ventiladores y un nuevo aire acondicionado y equipos de sonido.